No somos tan únicos como creemos

No somos tan únicos como creemos

Las personas por defecto no cambian. Desde su concepción adoptan características inquebrantables. En su desarrollo aprenden y obtienen herramientas para luchar en el mundo, posteriormente no cambiarán hasta su vejez.

Esto ha permitido que la humanidad perdure a través de los siglos bajo gobiernos que provee derechos y exige obligaciones que son un lenguaje universal del.ser humano.

La humanidad mantiene un ritmo perfecto y completamente predecible a tal punto que una súper computadora puede analizar los patrones de vida y anticipar futuros eventos.

La inteligencia artificial encuentra como tarea fácil gobernar a la humanidad, y lo hará…

Baldomero Cho

Creador de contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *